viernes, 23 de febrero de 2007

Con la ley en la mano

Por A.Castro
La libertad de expresión es una garantía que tutela el Estado , en virtud de ello difícilmente alguien a estas alturas dudaría de la importancia que tiene el que las opiniones de todos sean respetadas en cuanto a la oportunidad de su emisión; que se compartan , apoyen o se valide su contenido es otro asunto . Resultado del decreto expropiatorio emitido por el Gobierno del Distrito Federal al predio ubicado en Tenochtitlan 40 y Jesús Carranza número 33 conocido por los vecinos como “ EL 40” y del operativo para tomar posesión del inmueble a cargo del secretario de seguridad pública del distrito federal Joel Ortega los medios de comunicación masiva a través de locutores, articulistas y conductores de televisión han puesto del conocimiento de la población todos los por menores de éste hecho . Para muchos esta ocasión resulta inmejorable si se le ve como la oportunidad de someter a escrutinio , tanteo o debate a la administración de quien hasta el momento se ha negado a sostener un encuentro con FCH y que abiertamente manifiesta su solidaridad con Andrés Manuel López Obrador -Presidente Legítimo de México- , me refiero al jefe de gobierno de esta ciudad Marcelo Ebrard Casaubon. Darse a la tarea de condenar y tachar de infructuosa la decisión del gobierno capitalino por expropiar un predio fundándose en fuentes históricas o bien construyendo una realidad novelada como en estos días algunos lo han hecho , debe ser tomado como un simple ejercicio de expresión , -irresponsable - pero al fin de cuentas expresión . El asunto es eminentemente técnico y si bien la historia como maestra de vida y la literatura como manifestación intelectiva amplían el panorama y son firme soporte para un análisis de un problema social , no es prudente , ni mucho menos conveniente dejar de lado que hay una especificidad en el tema .


Es de simpleza burda referir que la expropiación es un acto de represión contra un inmueble tal y como facciosamente lo han querido mostra más de uno . El inmueble denominado “ El 40” fue modificado en su uso originario , que era únicamente habitacional y si bien es cierto muchos vecinos efectivamente tenían en ese inmueble su lugar de residencia , no representaban la mayoría . Un buen número de viviendas fueron destinadas como espacios para la realización de prácticas ilícitas constitutivas de delitos entre ellas : la producción , reproducción , almacenaje de fonogramas ( léase discos compactos apócrifos ) y de los denominados DVD , venta y acopio de armas de fuego así como el almacenaje , comercio y distribución de drogas . Quienes afirman que la expropiación de éste inmueble no acaba con la delincuencia en la zona y por el contrario atentan contra la propiedad de privada , van de lo obvio a la ignorancia ; la autoridad capitalina jamás manifestó que la expropiación de este inmueble acabaría con la delincuencia en la zona , tal afirmación de haberse realizado sería insostenible , el objetivo primario que se fijó es eliminar un foco de conflicto y generador de conductas delictivas . No hay que perder de vista que aun la propiedad privada tiene límites, independientemente de que ésta sea considerada como -el derecho privado por excelencia- y se le suelan dar los caracteres de absoluta , exclusiva y perpetua , su ejercicio de ninguna manera podrá contravenir el interés general , ni afectar a terceros.
La defensa que algunos han asumido de aquellos vecinos que no tenían un- modus vivendi - ilícito y que se vieron afectados por la expropiación también es endeble , pues considerar que un lugar como "el 40" , en donde sus azoteas eran ocupadas como “picaderos” y las viviendas eran habilitadas como “narcotienditas” dista mucho de ser el lugar que alguien querría para que su familia habitara y sus hijos crecieran , a la vista está que no reune condiciones de un lugar óptimo . Mucho menos es aceptable el hecho de que nadie se atreviera a denunciar todas las conductas ilícitas que ahí tenían lugar por temor a las represalias , pues abona el argumento de que vivir constantemente amenazado menoscaba la tranquilidad que todo ciudadano debe tener en su vida cotidiana.

No hay comentarios.:

Counters
Enterados de esta lucha