sábado, 31 de marzo de 2007

MÉXICO EXPRÉS

Por A.Castro
Semana de claro-oscuro la que se ha vivido en el país y como es costumbre quien lleva la peor parte en toda ésta dinámica de contrastes es nuestro pueblo. Poco nos duro el buen sabor de boca que dejó en nosotros el cierre de la convención nacional democrática en la que se reafirmó la fuerza y compromiso del presidente legítimo de México y principal líder de la izquierda mexicana Andrés Manuel López Obrador . Como lo anunció en el acto del domingo pasado , la presidencia legítima por conducto de dos de los miembros del gabinete presentó este lunes una iniciativa de reforma fiscal cuyo objetivo principal es lograr una mejor recaudación del impuesto sobre la renta que por años han dejado pagar los grupos de poder económico de éste país . Hoy ésta iniciativa ya está en manos de los miembros del frente amplio progresista (FAP) en la cámara de diputados , quienes se comprometieron a acordar lo necesario para subirla a tribuna.
Este hecho coincide con la entrega el día jueves del informe de la revisión de la cuenta pública correspondiente al 2005 realizado por la auditoria superior de la federación (ASF) en la que se da a conocer un catálogo de irregularidades en la administración del ex presidente Vicente Fox , en el documento destacan entre otras cosas, las omisiones y acciones poco transparentes de la secretaria de hacienda y crédito público quien benefició a un grupo selecto de empresas con la devolución del pago de contribuciones por un monto aproximado de 106 mil 519 millones de pesos tan sólo en un año , lo más lamentable es que dichas empresas pese a obtener ganancias acumuladas por más de 500 millones de pesos anuales , pagaron menos de 200 pesos de impuestos por concepto de IVA e ISR.

La falta de vergüenza no sólo es imputable a Vicente Fox , pues de la misma manera actuaron senadores del PRI y el PAN al aprobar la ley del ISSSTE el día miércoles de ésta semana . Poca seriedad mostraron los senadores al destinar sólo 48 horas de discusión a ésta ley para su aprobación , a sabiendas que para la mayoría de los trabajadores al servicio del estado la ley en comento impactará los próximos 10 ó 15 años posteriores a su retiro de la actividad laboral . La celeridad con la que aprobaron ésta ley , tendría que ser directamente proporcional a la velocidad con la que diputados y senadores “prianistas” deberían contestar preguntas como ¿ Esta ley garantiza la excelencia en los servicios de salud? , ¿La ley establece las bases para la ampliación de la cobertura hospitalaria para la atención a los beneficiarios? , la realidad es que estos temas y preguntas no son de importancia para los célebres integrantes de nuestro poder legislativo federal , lo que sí es una realidad es el inminente paro nacional para los próximos días .
Mala la lectura que le han dado los panistas y priístas a todas las movilizaciones que se presentan en nuestro país todos los días , pensar que la sociedad se va a cruzar de brazos ante ésta situación , es insistir en ver a nuestro pueblo detenido en el tiempo hace veinte años.

No hay comentarios.:

Counters
Enterados de esta lucha