domingo, 8 de abril de 2007

Entre intenciones y pocas razones

Por A.Castro

La conclusión a la que ha llegado el gobierno federal aseverando que el nivel de violencia que se está presentando en todo el territorio nacional desde la frontera norte hasta nuestra frontera sur , caracterizado por las ejecuciones y enfrentamientos entre grupos delictivos es parte de los resultados de los operativos de lucha contra el narcotráfico , es una manifiesta idea locuaz . Empleando una fórmula que hasta el momento sigo sin entender y que bien podría explicarse así :

Corporaciones policíacas y fuerzas miliares desplegadas

+ ejecuciones diarias

- cero detenidos

= éxito en la lucha contra el narcotráfico .


Tanto FCH como los miembros de su gabinete de seguridad todos los días tratan de explicarle a la sociedad que las decisiones tomadas han sido aciertos de su gobierno. Se tenga la ideología que se tenga , podría afirmar que nadie en la actualidad se atrevería a negar la gravedad del problema que representa el narcotráfico y la serie de delitos que desencadena , no se discute entonces el que se haya fijado como un tema prioritario , lo que es motivo de señalamientos es el método que a la luz de los hechos y transcurridos más de cuatro meses desde que empezaron estas acciones , siguen sin mostrar aportes y resultados concretos . La estrategia que se utiliza es la misma desde hace años , aseguramientos de grandes cantidades de droga sólo con un detenido el llamado “ Burrero ” , y eso en el mejor de los casos

De los primeros interrogatorios que se le practican al detenido la respuesta no cambia , su constetación se limita a un simple “ se me hizo fácil y a mí sólo me dijeron que la llevara “ . Las investigaciones de todos los homicidios que se presentan en circunstancias violentas y a las que comúnmente se le suele llamar ejecuciones , simplemente no se les da curso , todo se queda en las declaraciones informales y de banqueta que dan los policías ministeriales , judiciales y hasta de los propios agentes del ministerio público escuchándoles decir lo recurrente Por el número de disparos y al no haber indicios de sustracción de objetos de valor en el lugar en donde ocurrieron los hechos, hace presumir que el móvil no fue patrimonial , sino un ajuste de cuentas” . La gravedad que representa el tráfico de drogas a lo largo y ancho de nuestro país , amerita la formulación y diseño de verdaderas estrategias de coordinación , no sólo entre corporaciones policíacas , sino entre poderes y niveles de gobierno , ya que corregir errores y suplir deficiencias sobre la marcha es una oportunidad para que estas organizaciones delictivas le ganen terreno a la autoridad , pues más que aprovechar la coyuntura lo que hacen es valerse y utilizar a favor las debilidades del propio Estado. El secretario de seguridad pública federal aproximadamente hace tres semanas tuvo que hacer una reestructuración de los mandos más altos dentro de la institución como una medida urgente .

Un mal mensaje el que manda el gobierno federal al tener que cambiar elementos de último momento , pues evidencia el poco control y confiabilidad en las instituciones encargadas de dichos operativos a quienes se les encomendó la tarea de un combate frontal a éste grave delito.

No hay comentarios.:

Counters
Enterados de esta lucha