sábado, 5 de mayo de 2007

# 1


Pubicado originalmente en REGENERACIÓN


Conceptos a Modo

Por A. Castro

Seguramente de manera desinteresada y sin alguna mala intención , los críticos del Presidente Legítimo de México Andrés Manuel López Obrador han visto en cada ocasión que se les presenta la oportunidad para vaticinar su desaparición política . Voces preocupadas y ocupadas por el derroche de lo que ellos llaman “capital político” , se hacen presentes de manera recurrente para externar su desconcierto ante la forma de proceder del político tabasqueño. Con poca claridad y las más de las veces con ambigüedad , se escuchan los comentarios de quienes aseguran , López Obrador desperdició la gran oportunidad de convertirse en el gran luchador demócrata con legitimidad para abanderar la causa de los más pobres , que frente a un tema tan sensible pudo haberlo posicionado con un liderazgo capaz de traspasar fronteras . Si dan por hecho que todo aquello considerado a su juicio tan importante se echó por la borda , deberían entonces pronunciarse abiertamente , sin tapujos ; dar por muerto a Andrés Manuel y no recular cada vez que él y los seguidores del gobierno legítimo dan muestra de la fuerza , firmeza y continuidad en el proyecto tal y como ocurrió el pasado mes de marzo .


No hay que esforzarse mucho para entender , que para obtener la aprobación de aquellos que atrás de un micrófono , pantalla de televisión o desde un escritorio se han auto erigido como validadores de prácticas democráticas y de buen gobierno , el Presidente Legítimo debió optar por alguno de los dos caminos que seguramente darían plena satisfacción a su idea de luchador social , decidir ante la disyuntiva de transigir o quedarse callado. En esta lógica , preservar el capital político significa enmudecer , permitir que pasen de largo la arbitrariedad y las mentiras en detrimento de los sectores sociales más olvidados de nuestro país , dejar el camino libre y hacer del pueblo un instrumento que en época electoral es simplemente el voto duro o voto útil al servicio de un partido , y fuera de esa coyuntura es la masa que responde al interés en turno.

En todo caso y únicamente para seguir en esta tónica , - no - porque me guste el término , el “ capital político” de AMLO de ninguna manera es tener votantes cautivos , pues precisamente esta es una práctica priísta utilizada por muchos años , sostenida en un criterio utilitarista, que lejos de beneficiar a la sociedad formó un circulo vicioso . Y aunque han dicho que López Obrador se ha encasillado en un sólo discurso , su lectura es errónea , pues el gran respaldo y soporte social de su liderazgo al frente del Gobierno Legítimo se debe en mucho en haber mantenido los mismos objetivos desde su paso por la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México entre ellos ; la prioridad para atender a los más pobres, la defensa del patrimonio público y la transformación de los instrumentos de gobierno para que sirvan verdaderamente al pueblo.

OLamentablemente los engañados han sido otros , los participantes del movimiento impulsado Andrés Manuel López Obrador -sabemos- lo que defendemos . Nuestra lucha tiene principios y no frases publicitarias como las socorridas por los panistas y el gobierno espurio , demagogia reducida a frases como : las manos limpias , pasión por México y presidente del empleo , palabrería que por endeble se está derrumbando . Lo intentaron con el concepto de populismo , hoy quieren de nueva cuenta tratar de confundir a la gente con otro término . La sociedad organizada no es capital de ningún político , el pueblo es el que tiene la titularidad del derecho para gestar los cambios , lo hace en ejercicio de la soberanía , en esa medida decide - de qué- se vale para lograrlo y -a quién- apoya para conseguirlo.

No hay comentarios.:

Counters
Enterados de esta lucha