lunes, 30 de julio de 2007

JUNTOS PERO NO REVUELTOS

Por A.Castro


Creo que como muchos , sigo en espera de escuchar las voces de todas aquellas personas que desde hace tiempo han venido sosteniendo que el PRD es un partido secuestrado por Andrés Manuel López Obrador . Son las mismas voces que molestas denunciaban que se les había arrebatado al partido que con tanto esfuerzo fundaron , aseveraciones que en mi opinión sólo revelan que son ellos los que tienen ese animus domini sobre éste instituto político . La superioridad numérica que la corriente Nueva Izquierda (NI) aparentemente obtuvo en las votaciones para conseguir suficiente representación dentro del Congreso Nacional de ninguna manera puede ubicarse como una derrota para AMLO , por más que me esfuerzo , no encuentro cuáles serían los elementos para asegurarlo , en cambio creo que lo acontecido echa abajo varios mitos.

Es claro que no todo es miel sobre hojuelas , hay diferencias visibles en la manera abordar los temas nacionales entre NI y las otras expresiones que guardan un poco de más cercanía con AMLO . Ostentarse como “ los moderados” ha sido un calificativo que algunos miembros de ésta corriente han utilizado para acercarse a la ciudadanía con miras a obtener más adherentes , aunque integrantes destacados hayan hecho público su descontento ante la posibilidad de ser identificados así , pues lo ven más como una descalificación que como un atributo ; en todo caso la recomendación para este grupo sería tener más comunicación entre ellos y manifestar abiertamente su postura a fin de no crearles problemas de identidad a sus correligionarios.


La corriente encabezada por Jesús Ortega y Jesús Zambrano tendrá que definir sus objetivos y evitar caer en ambigüedades como algunas de las que ya hemos sido testigos . Al interior del partido ambos personajes tienen una estructura consolidada cuya construcción no surgió ayer , pero siendo una de las más antiguas se ha olvidado de un punto toral ; dar puntual respuesta a las necesidades de la gente . La situación que guarda la relación entre Andrés Manuel y NI es notoriamente un desfase en los proyectos , pienso que aún es muy apresurado hablar de rupturas .
Alrededor del ex jefe de gobierno de la Ciudad de México se ha gestado un movimiento ciudadano que alcanza a toda la república mexicana , logrando presencia en algunos estados en los que todavía el perredismo sigue sin tener una representación notable . Es en tal virtud que López Obrador se ha convertido en el político más importante de izquierda que tiene nuestro país , razón que le otorga un peso especifico dentro del Partido de la Revolución Democrática . Hasta el momento no ha habido alguien que pueda cuestionar su fuerza y su liderazgo , esto lo saben de sobra las corrientes y los diversos miembros que las integran . Se debe tener presente que la posición de AMLO como líder social y político no es producto de la casualidad , habrá que recordarles a algunos militantes que el hoy Presidente Legítimo de México estuvo al frente de la dirigencia del PRD ya hace tiempo , pero que fue en éste periodo que el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas se convirtió en el primer Jefe de Gobierno de ésta ciudad electo por sufragio universal ; victoria que fue tan sólida que traspasó lo electoral y motivo que el PRD se erigiera como la primera fuerza política en el Distrito Federal desde hace ya casi diez años.
Tomado en consideración lo anterior , los señalamientos hechos en relación a un abandono de los trabajos partidistas por parte de López Obrador son inconsistentes . Resulta entonces malintencionado y tendencioso referir un desconocimiento estructural y de los fines del partido cuando la dirigencia de Andrés Manuel ha sido una de la más destacadas por sus resultados. Hoy muchos insisten en centrar la discusión en asuntos interinos , otros consideran que los esfuerzos deben encaminarse a estar en contacto directo con el pueblo , manteniéndose al pendiente del sentir de la gente ante las contrariedades e insensibilidad que han venido padeciendo como consecuencia de los gobiernos de ultraderecha . Para estos tiempos de indefiniciones , no hay nada mejor que la reflexión .


¿ Cuál es el objetivo de insistir en figurar como conciliadores , moderados o reivindicadores , cuando estatutariamente no hay ninguna referencia a estos envoltorios ? . Bastaría ceñirse a los principios básicos que nos identifican como perredistas : somos de izquierda y nuestra causa es y seguirá siendo la social , allí cabe todo.

Asumir la responsabilidad de estos principios está en la conciencia de cada uno.

1 comentario:

scarlett dijo...

Estoy de acuerdo contigo.

Counters
Enterados de esta lucha