sábado, 1 de septiembre de 2007

Una de tantas


¿Gobiernan México civiles o militares ?



Por José Cabrera Parra
Fuente original aquí



Por si faltara algo para ensombrecer el día del Informe Presidencial, la acción del Ejército Mexicano en un restaurante de Polanco repleto de ciudadanos en pleno uso de sus derechos constitucionales, obliga a preguntar si el gobierno federal panista decidió ya la Gobernación Militarizada o si adoptó el fascismo por sobre el sistema democrático.


Y la pregunta debe extenderse al propio Presidente Felipe Calderón, cuando todavía está fresca su imagen de Quintana Roo, vestido de civil sport y cubierto con una gorra militar ostentando 5 estrellas, violando las ordenanzas militares sobre los signos nacionales y castrenses.Estos hechos, y la única acción hasta hoy digna de tomarse en cuenta haya sido la militarización de Michoacán pretextando la lucha contra el narco, invitan a que la inquietud y la zozobra sobre qué estará pasando en la mente presidencial.


Apenas ayer IMPACTO, El Diario publica en su principal que “Ejército evitará fraude en Veracruz” –refiriéndose a las elecciones del próximo domingo en esa entidad-, lo cual también es una novedad inquietante.Anteriormente la función militar en esos casos se reducía a guardar el orden –siempre en auxilio de las policías municipales– y a resguardar el material electoral, pero nunca erigiéndose en autoridad electoral; ¿Esa será también una nueva función del Ejército? ¿Será Veracruz el laboratorio para ensayar que los soldados vigilen cómo y por quién votan los ciudadanos?Frente a un Congreso facilito dispuesto a violar los reglamentos constitucionales sobre la obligación presidencial de informar al pueblo, parece repetirse el bochorno del último Informe de Vicente Fox y de la toma de protesta de Calderón, lo que revela el fracaso político de un régimen que no logra asumir sus funciones.


Y preocupa, por razón natural, que cada paso parezca refugiarse tras las bayonetas militares e incluso margine sin contemplaciones a los órganos judiciales superiores y supliéndolos en asuntos policiacos.¿Qué pensarían los comensales del restaurante de Polanco –y que pensaría usted si en ese momento estuviera con su familia- de que militares lo encañonaran -¿amagaran?- con ametralladoras?Es una lástima que senadores y diputados que forman el Congreso de la Unión estén tan absortos en sus pequeñas luchas y no se den cuenta de que este país, que a tantos millones de mexicanos costó trabajo crear, se deshace en pedazos. ¡Es una lástima!

No hay comentarios.:

Counters
Enterados de esta lucha