domingo, 1 de junio de 2008

LO QUE VENDRÁ



Las alianzas políticas en México

Por Juventino V.Castro y Castro en la revista TRILOGÍA


Para Petra Vendel y Raimer-Olaf Schultze (Diccionario de Ciencia Política , de Dieter Nohlem de la Universidad de Heidelbert), en política interna alianza significa la cooperación, limitada temporalmente, pero acordada de fijo, entre dos o más socios, partidos, intereses sociales en unión de sus organizaciones, para el logro de objetivos políticos o sociales comunes o mutuamente compatibles. A nivel de gobierno –continúan- también se habla de coaliciones (a nivel parlamentario o de comunidades), de fracciones (a nivel del sistema de partidos) y de bloques (en las elecciones como forma de pactos electorales).


En el mismo Diccionario, Klaus Schubert nos ilustra con su consideración respecto a que en esas materias, el actuar político (entre otras posibilidades: de una alianza política), puede realizarse por un partido político, una persona o una organización que participen en acciones para tomar decisiones políticas. Los actores pueden implementar diferentes estrategias (de conflicto, de consenso, o de negociación), según sea la alianza que se examine. Textualmente precisa: “Desde un punto de vista de la teoría de la acción, los actores persiguen sus intereses o cumplen con sus tareas participando en el proceso político de decisión de acuerdo a sus orientaciones de valores, objetivos, preferencias y posibilidades circunstanciales, que son diferentes en cada caso”.


Por su parte, el Maestro Andrés Serra Rojas, nos habla de las alianzas entre dos o más Naciones o Gobiernos, que para tal fin forman un Pacto o una Convención. Ese compromiso formalizado entre dos o más Estados, puede consistir en unir sus recursos militares y su posible utilización así como la colaboración complementaria en el Campo Militar, para el logro de sus objetivos internacionales, ya sean comunes o no.


Mencionando la alianza de partidos, ésta la ubica en la propuesta de los partidos políticos que desean presentar una sola lista de candidatos en una elección. También puede haber una alianza parlamentaria, para lograr o bien impedir la aprobación de un determinado modelo legislativo o cualquier otra acción que tenga que tomar el cuerpo legislativo.


Importante citar textualmente a este maestro: “Otra forma de alianza se da después de una elección en que ningún partido obtiene la mayoría de bancas en el Parlamento, y se permite que el partido que obtenga pluralidad de votos forme alianza con otros partidos y que sumados los escaños de todos se obtenga la mayoría que le dé derecho a formar Gobierno. Esta situación se presenta a menudo en regímenes parlamentarios europeos”. Y también se refiere, por supuesto, a la alianza electoral que significa la unión de partidos para acudir a un evento electoral como una sola fuerza, o bien para competir contra otros bloques o partidos en unas elecciones.


He sido muy preciso en mencionar toda la teoría de las alianzas políticas, para concluir que en México en estos tiempos se están formando alianzas que aparentemente no son las ortodoxas, porque se refiere a la alianza de un gobierno con un líder de Grupos Empresariales, o un líder de trabajadores mediante la cual dicha alianza resuelva un problema de gobernabilidad, situación que tanto está urgiendo en nuestro País como fundamento de una prosperidad que tanto se nos promete y que cada día parece más lejana para nosotros.


Por supuesto la alianza de partidos políticos solamente pudo darse a partir de 1929 cuando se conformó el Partido Nacional Revolucionario que logró unificar a los distintos jefes militares que luchaban sin normas éticas por conquistar el poder político. Se dice que ese PNR surge como un partido de partidos, de convocatoria amplia, de instituciones donde convergen fuerzas políticas afines pero distintas.


Para cuando el PNR nace no tenía ningún contrapartido al cual enfrentarse. Conformado por los principales capos militares -triunfantes- en la Revolución Mexicana, su fuerza era inigualable e incluso el pueblo nada tenia que ver con sus resoluciones.


Contra este estado de cosas, se unen personajes mexicanos (encabezados por don Manuel Gómez Morín), que primitivamente tan solo pretendían adoctrinar políticamente a los mexicanos para que estuvieran en la posibilidad de tomar decisiones políticas enfrentándose al único poder político que existía. Así surge el Partido que conjunta a las posiciones derechistas o tradicionales, y es como un poder político conservador independientemente, se esté de acuerdo o no con esta ubicación.


Era tan fuerte el poder del Partido Nacional Revolucionario (que posteriormente se transforma en el Partido de la Revolución Mexicana –PRM-, y después Partido Revolucionario Institucional, más mencionado como el PRI), que prácticamente no tenía enemigo y ello delimitaba la naturaleza democrática con la cual se permitía revertir su grupo, de manera que pareciera que nuestro país no era de partido único, sino de partidos plurales. Por ello se propició que un Presidente de la República, pretendiera premiar a su antiguo jefe militar y le permitiera crear un exótico PARM, es decir, Partido Auténtico de la Revolución Mexicana. Tenía la misma tendencia revolucionaria que el oficial pero distintos jefes y elementos que lo componían. En otras palabras, el partido oficial dio vida a sus propios contendientes, disfrazándolos ante la opinión pública, que por supuesto jamás se dejó engañar y siempre consideró al PARM como un apéndice menor del partido oficial.


Pero los partidos políticos de oposición empiezan a surgir, -algunos con cierta fuerza-, y así se constituyeron diversos agrupamientos políticos conocidos como auténticos partidos políticos nacionales, los cuales dejaban la esperanza de que se habían constituido los mejores que han entrado a la democracia; especialmente la democracia de partidos.


Frente a este panorama las alianzas a las cuales se refiere este artículo parecen invenciones de niños. ¿Cómo puede aliarse parte de un partido con parte de otro que se integra en su propio seno?La primera alianza pública auténtica se da en los tiempos del General Lázaro Cárdenas, cuando el sindicalismo que él propició decidió apoyar al Gobierno a cambio de obtener prevendas, muy especialmente para sus dirigentes, pero igualmente para los trabajadores de México. El mismo procedimiento ocurrió con los campesinos, que en un tiempo tuvieron mucha influencia electoral y que ahora han desaparecido, como ha desaparecido casi totalmente, nuestra riqueza agrícola.


Al crearse nuevos partidos parlamentarios independientes, se empezó a pensar seriamente en las alianzas electorales muy alentadas por el nacimiento de la representación proporcional , que no fue otra cosa que la manera de otorgar fuerza a ciertos grupos de interés a ciertas posiciones legislativas. No se perseguía con ello un fin político propiamente dicho, sino que se intentaba dar energía política a grupos de representación que permitieran la obtención de concesiones privadas o consideradas especiales, ya no para el pueblo, sino para las auténticas fuerzas de hecho.

Últimamente estamos presenciando un fenómeno muy espectacular. Con sorpresa contemplamos a un Gobierno que no tiene toda la fuerza que quisiera, y que celebra pactos con empresarios y líderes de sindicatos para lograr sostenerse en el mando.


Quien está en el poder de hecho reparte cachitos de ese mando político a quienes le ayuden a cumplir –airosamente- una tarea política que sólo no puede llevar a cabo. No hay objetivos políticos de altura o de especial dignidad por alcanzar. Tan sólo pactos de compadres para repartirse lo que queda de la soberanía nacional, de la cual nos habla el artículo 39 constitucional.

1 comentario:

Xavi dijo...

Si bien es cierto, este Gobierno de Felipe Calderón, parece ser muy distinto al de otros, ya que no se cuenta con mayoría en las cámaras, pero lo que si sigue siendo es que de alguna forma u otra buscan llevarse cada quien su pedazo de pastel, y a mi parecer, como el pastel del cultivo se esta acabando o se esta distribuyendo de manera irregular, cosa que en mi opinión ya sabían que esto sucedería, por consiguiente proponen un reforma energetica, para que se siga explotando al país y poder obtener lo que siempre han tenido.

Counters
Enterados de esta lucha