viernes, 1 de agosto de 2008

Una buena , una mala y otra peor

Por A.Castro
Primer día del mes de agosto , y de no haberse aprobado las reformas constitucionales que modifican el formato del informe , estaríamos a un mes de que titular del poder ejecutivo hubiera tenido que asistir a rendir cuentas sobre el estado general que guarda la administración del país en la apertura de sesiones ordinarias del Congreso de la Unión . Protocolo obsoleto que ya no se practicará mas . Sólo falta cumplir el requisito de publicidad a través de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

En mejor momento no pudo ocurrir , nada alentador tendría que decirle a la nación Felipe Calderón en el acostumbrado mensaje que acompañaba la entrega del informe por escrito ; de hecho desde el 2006 sus apariciones en el Palacio Legislativo de San Lázaro han sido de pisa y corre sin ningún asomo a lo que podría ser un discurso.

La perseverancia del calderonismo es para sumirse en pánico . En el primer año los resultados de los programas de abatimiento de la pobreza, empleo , seguridad y educación fueron un fiasco, para éste el segundo los superó empeorando la situación . Si la tendencia es ir in crescendo no quiero pensar siquiera en lo que será el 2010 año conmemorativo del bicentenario

Para algunos la mía puede ser una visión fatalista , lamentablemente es sostenida en cifras como en el rubro de seguridad que asciende a 502 ejecutados durante el mes de julio , cuatro altos funcionarios de la PGR removidos por la falta de resultados y más de 35 civiles muertos en los operativos conjuntos de la policía federal y el ejercito.

En materia económica se registró una inflación superior al 5 % y un decrecimiento en la economía , enmarcados por unos acuerdos de estabilización de precios con tiendas de autoservicio y de organizaciones de comerciantes de centrales de abasto que no han beneficiado -en nada- a las finazas de los hogares mexicanos , la “sesuda” decisión de estandarizar precios después de que se han elevado de manera tan desproporcionada a nuestro nivel de salarios se vislumbraba sin resultados.

Se acabó la ceremonia en la que se vitoreaban hasta las pifias del titular del poder ejecutivo adornadas incluso con lágrimas de arrepentimiento . Aquello quedará como un clásico de la política mexicana en la que los créditos principales de semejantes representaciones serán para el régimen priísta.


Pedirle honestidad a éste gobierno es querer sacar agua de una piedra . Seguramente como lo vimos el año pasado , el mensaje de la rendición de cuentas a los mexicanos será una ceremonia doméstica en la que se maquillarán cifras y se hablará de acciones contundentes de resultados a futuro ; alivio embustero para un México que requiere hacer frente a su presente. -Qué todo cambie para que todo siga igual- ¿ O peor ?

4 comentarios:

guajolota dijo...

¿Qué decir?
¿Qué preferir?
¿Las mentiras del informe o el silencio que, dicen, vale más que mil palabras?
Duelen las falsas palabras que van desbaratando y abaratando de a poco el País y los silencios que lo van fulminando, duele y parece no haber medicina que cure el dolor.

Saludos y mi admiración.

A.Castro dijo...

Estimada Guajo

Tienes razón “ ¿ Qué decir ? ” . Se podrá un “ no la chiflen que es cantada” .
Cada mentira lleva el único propósito de callar y silenciar a los demás hasta negar su existencia .

Un “hemos dado”, “repartimos” o “ logramos” significa - no hay adversidad ,calamidad mucho menos pobreza porque lo digo yo. Duele más por aquellos que por decreto son ignorados ; ni medicina ni antídoto para tal indiferencia.

Muchas Gracias por la pasadita.

Aperio Oculum dijo...

De alguna manera yo también compartía la idea de que el informe era algo obsoleto. Sin embargo, estudiando a los sistemas democráticos nos podemos dar cuenta de que el ejecutivo debe presentarse ante el congreso: en un momento para informar, en otro para contestar.
Esto lo explica con excelencia Porfirio Muñoz Ledo en un artículo al respecto pero que por ahora no hallo.

A.Castro dijo...

Gracias por tu comentario compañero Aperio Oculum , es un buen punto el que mencionas.

Suscribo la idea de que en los sistemas democráticos el titular del poder ejecutivo ocurra al parlamento u órgano legislativo de que se trate a informar y rendir cuentas sobre las acciones y resultados del ejercicio de su mandato.

Creo tener conocimiento de la opinión que Porfirio Muñoz Ledo tiene entorno al tema , no por referencia escrita como a la que aludes sino por sus intervenciones en otros medios de comunicación . Pero me resultaría muy interesante conocer el artículo que comentas.


A Muñoz Ledo le tocó ser el primer diputado de oposición en contestar un informe presidencial , lo hizo en el gobierno de Ernesto Zedillo . Hubieron dos cuestiones fundamentales por las cuales aquello fue verdaderamente un acto republicano . Primero, Porfirio como diputado perredista en aquel entonces , tenía una posición antagónica a la del régimen priísta y . Segundo , Zedillo no tuvo otra opción que escuchar dicha réplica .

Sin embargo el común denominador de los informes presidenciales es que no fueron así . Como sabemos durante mucho tiempo el partido revolucionario institucional fue mayoría absoluta en las cámaras y el presidente de la república un miembro más de ese equipo, - entonces - casi siempre se mantuvo arropado por sus compañeros de partido , por eso se hablaba del primero de septiembre como el día del presidente. Lo más que se llegó a dar en aquellos tiempos fueron ciertas interpelaciones de los diputados desde sus curules.


Si mal no recuerdo Fox optó por llegar a San Lázaro ya cuando cada partido había fijado su posición en tribuna , arribaba sólo para entregar su informe por escrito , echarse un discurso y recibir réplicas tibias de panistas y priístas . El último año como te acordarás , lo más que pudo hacer fue apersonarse en el vestíbulo a entregar un paquete que contenía la relación del estado que guardaba la administración.

Considero que esa ceremonia protocolaria se volvió obsoleta en tanto que lo que presenciaba la ciudadanía eran una serie de actos concatenados , pero no un ejercicio democrático entre los representantes de - dos de los poderes - de la unión ; como pudiera ser verdaderamente el cuestionar al titular del ejecutivo por su buena o mala gestión en el país.


Bajo las condiciones imperantes entra ellas la ilegitimidad de Felipe Calderón , qué caso tendría verlo apostado en la máxima tribuna de la nación pronunciando una letanía y sarta de mentiras .... ¿ exhibirse acaso? , eso lo hace todos los días y sin tanta parafernalia.


Comparto la idea de que anualmente el presidente de la república y los integrantes del congreso de la unión se reúnan en sesión solemne y puedan examinarse los avances y los rezagos de la nación ; únicamente que para ello será necesario fijar nuevas reglas . Éste gobierno no tiene ni el más mínimo indicio de vocación democrática dudo mucho que tenga interés en fijar las bases para una nueva estructura de equilibrio de los poderes , prefiere la complicidad como sistema afín.


Le gran oportunidad será para el siguiente.

Counters
Enterados de esta lucha